La perfección no existe

¡Hola, ganchilleros y ganchilleras!

Sé que a ti también te ocurre. A todos nos pasa, de hecho. Queremos hacer las cosas bien, sin errores ni fallos. Es más, queremos que estén perfectas y que nadie pueda decir que nos hemos equivocado en tal o cual cosa o aspecto. Venga, no niegues con la cabeza porque yo soy el primero que se esfuerza por hacer las cosas perfectas, y sé que no soy el único.

Pero déjame que te diga una cosa (y obviamente será mi humilde opinión): la perfección no existe. Eso es algo que ya sabes, pero, ¿lo sueles tener en mente?

¿Por qué digo que la perfección no existe?

La perfección no existe aunque lo intentemos

La perfección no existe aunque lo intentemos

Verás, es muy simple: nada es perfecto. La perfección, como tal, es un concepto utópico que no se puede encontrar en la realidad. Quizá algo muy mecánico y milimetrado podría acercarse, pero ni siquiera así. Todo es imperfecto, con fallos, con irregularidades, con excepciones. Podemos darles muchos nombres y matices y al final llegaremos al mismo sitio.

Si entramos en nuestro terreno de las cosas hechas a mano, la imperfección se dispara hasta límites insospechados. Pero, créeme, esa imperfección se hace bonita e interesante. Cuando realizamos algo con nuestras propias manos es inevitable que nunca consigamos dos cosas iguales, que una sea más grande, que la otra esté más torcida, que el resultado quede algo distinto a lo que habíamos pensado. ¡Y eso es bueno!

Si todo fuera perfecto, en el sentido estricto de la palabra, al final sería muy aburrido.

Esfuérzate pero recuerda que la perfección no existe

Pues sí, que conste que si yo insisto en la misma idea no es porque intente decirte “bah, haz lo que sea que va a dar igual”. No, no, ni mucho menos. Siempre debemos esforzarnos, intentar mejorar, aprender y, por qué no, también perseguir la perfección. Lo que sí trato de decirte es que no te sientas mal, ni te frustres ni agobies si ves que el resultado no es perfecto como tú tenías en mente.

Al final un pequeño detalle se torcerá, o esas dos orejas tan bonitas no quedarán completamente simétricas cuando las cosas, o un ojo te va a quedar más grande que el otro. Eso es sí, ¿y qué?

Las personas también somos imperfectas, y ya no hablo únicamente de lo que ocurre en nuestro interior, sino incluso en nuestra apariencia, no somos simétricos. Si te paras un momento a mirarte bien, verás que tus orejas no son iguales, o que tus manos tienen diferencias que las hacen completamente diferentes.

La subjetividad de la perfección

Además, ten muy presente que la perfección es subjetiva, exactamente igual que la belleza. Sí, sí, del mismo modo que a ti te gusta una flor equis y al de al lado le gusta la flor zeta, con la perfección ocurre igual. A cada uno nos parece perfecto algo diferente, y no pasa nada. Por eso no dejes que nadie te intente convencer de que algo es perfecto o no, y que por tanto tú lo tengas que aceptar así y gustarte más o menos en función de lo que te diga.

La perfección no existe si coso yo jeje

Cuando yo coso no hay perfección ninguna jeje

Te pongo un ejemplo muy claro: en el campo del ganchillo que nos interesa, se ha puesto de moda decir que los puntos en forma de equis (X) son perfectos, frente a los que tiene forma de uve (V). ¿Por qué? Sinceramente, no lo entiendo. Por más que miro un tejido en X y otro en V, no consigo ver que uno sea perfecto y el otro no, o que uno sea más bonito o no. Y no es que yo teja en V (he probado el X y no me gusta mucho hacerlo yo, aunque sí me gusta verlo), es que no consigo ver perfección o imperfección en ninguno.

Cada uno es único, y habrá a quien le guste y a quien no. Una persona intentó polemizar conmigo en YouTube al respecto, diciendo que en X son simétricos, y que por tanto son bonitos, y los otros no. Pero a mí me da igual, yo sigo pensando que no hay puntos perfectos o imperfectos. Cada uno que teja como quiera o pueda, que al final todo va a ser bien bonito, ¿o no?

Así que no permitas que nadie te diga que tejes mal o que tejes feo sólo porque hagas los puntos en V (o viceversa). ¡Tú ya haces algo maravilloso simplemente con tejer con tus manos!


¿Tú qué opinas de la perfección? Por suerte últimamente se empieza a realzar el valor de lo imperfecto (sobre todo con el físico de las personas). Y es que, realmente, no hay nada más bonito y perfecto que lo imperfecto. Se convierte en algo más natural.

Sobre los puntos en X y V, ¿qué te parece esta idea? ¿También consideras los X perfectos y los V no? ¿O te sucede al revés? Quizá eres como yo y no ves perfección en ninguno, sino simples preferencias de cada tejedor. Cuéntame, cuéntame, me gusta saber las opiniones de otra gente.

¡Hasta la próxima!

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!